Baluarte de Salvación

Una Iglesia en el Vedado un Evangelio para Cuba

By

4 Mitos y 3 Enseñanzas de la Virgen María

1er Mito, llena eres de gracia

“Que la Virgen María haya sido saludada por el ángel Gabriel como “llena de gracias”, es suficiente para adivinar la dimensión de sus perfecciones. En efecto, La escogida de Dios, por la eternidad, para proponerle que aceptara ser la Madre de Su divino Hijo. Redentor de todas las personas del mundo, no podía estar sino dotada de las mayores cualidades naturales, sobrenaturales y por consiguiente de todas las virtudes. Por eso, por medio de la aplicación anticipada de los méritos de la Redención, la Virgen María fue preservada, desde su concepción, del pecado original. Ese privilegio –inaudito y único- Dios lo quiso para Aquella en quien su Verbo debía encarnarse, “cuando llegó la hora de la plenitud de los tiempos”. María nació con la perfección de los dones naturales en todos los sentidos dados por el Creador a su criatura antes de la caída de Adán.
María fue escogida por Dios por sus cualidades sorprendentes y únicas lo que la hacía poseedora de todos los dones dados a los hombres desde Adán, lo que la hacía digna del privilegio de ser escogida como madre de Jesús” .

Ecured

El argumento de que ella es llena de gracia, proviene de la versión Dios Habla Hoy de la Biblia, donde el ángel saluda a María diciéndole así mismo. En la versión Reina Valera de 1960, y posteriores, se traduce de este modo:

Lucas 1:28 “Y entrando el ángel en donde ella estaba, dijo: ¡Salve, muy favorecida! El Señor es contigo; bendita tú entre las mujeres”.

¿Significa esto que María era perfecta? ¿que era una mujer cuyas cualidades la hacían digna de recibir el privilegio de dar a luz al Salvador del mundo?

Para responder esa pregunta lo adecuado es ir a la Biblia misma, pues es la Palabra inspirada de Dios quien nos puede dar la respuesta más fiel


María y el ángel Gabriel

Al leer la misma Biblia descubrimos una María que no era perfecta. Ella tuvo momentos de duda.

En Evangelio de Lucas, donde el escritor, luego de una exhaustiva investigación narra con fidelidad los eventos más importantes de la vida de Jesús, él cuenta cómo hubo un momento en el que María y sus hermanos fueron a Jesús para hacerle regresar, pues pensaban que con ese asunto de las predicaciones se había vuelto loco, y Jesús decide entonces rechazarla y no sale a su llamado.

Marcos 3:21 Cuando lo oyeron los suyos, vinieron para prenderle; porque decían: Está fuera de sí. […] 3:31 Vienen después sus hermanos y su madre, y quedándose afuera, enviaron a llamarle. 32 Y la gente que estaba sentada alrededor de él le dijo: Tu madre y tus hermanos están afuera, y te buscan. 33 El les respondió diciendo: ¿Quién es mi madre y mis hermanos? 34 Y mirando a los que estaban sentados alrededor de él, dijo: He aquí mi madre y mis hermanos. 35 Porque todo aquel que hace la voluntad de Dios, ése es mi hermano, y mi hermana, y mi madre.

Es importante aclarar que al decir que María era muy favorecida, o llena de gracia, el ángel no estaba haciendo referencia a las virtudes que María tenía en sí misma, sino al favor de Dios derramado sobre ella. Ello queda claro en el tiempo perfecto que se usa en el pasaje “favorecida”, implicando que sobre ella fue realizado un favor, una gracia, y no que ella tuviera esa gracia en sí misma. En la Biblia, gracia, es un favor o regalo inmerecido. Por tanto, el pasaje, lejos de exaltar a María como a alguien especial y merecedora de algún crédito, exalta a Dios y proclama las limitaciones de María al requerir el favor inmerecido de Dios. El hecho de que María, posteriormente, cometiera algunos errores demuestra que la gracia de Dios no fue de todas las gracias, ni tampoco la convirtió en una especie de súper cristiana. María, en el momento de la concepción fue bendecida con favores de Dios, y como muchos de nosotros, comenzó un peregrinaje con Dios en el que iba aprendiendo poco a poco más y más de Dios.

2do Mito, Eternamente Virgen

Una de las razones para llamar a María como “Virgen María” es el argumento tradicional de presentarla como “siempre virgen”. Aun si pasáramos por alto la lógica natural de que ella dejaría de ser virgen al dar a luz, la Biblia explica que María tuvo relaciones sexuales con su esposo:

Mateo 1:25 Pero no la conoció hasta que dio a luz a su hijo primogénito; y le puso por nombre JESÚS.

El término “conoció” es utilizado en la Biblia para referirse a las relaciones sexuales. Ahora, si el pasaje hubiera dicho solo “no la conoció” refiriéndose a José, entonces podríamos decir que quizás no quedara claro que ellos tuvieran relaciones sexuales como matrimonio. Sin embargo el pasaje es bien claro cuando añade “hasta que dio a luz a su hijo primogénito”.

Esto tiene sentido cuando analizamos otros pasajes de la Biblia

Mateo 13:55 ¿No es éste el hijo del carpintero? ¿No se llama su madre María, y sus hermanos, Jacobo, José, Simón y Judas?

Este Judas hermano de Jesús no fue el que le traicionó, sino su hermano, quien eventualmente terminó creyendo en Jesús y siendo apóstol y autor de la epístola que lleva su nombre en el Nuevo Testamento.

3er Mito, María es mediadora de todas las gracias entre Dios y los hombres

Muchas veces, a fin de defender este criterio se hace referencia al evangelio de Juan y el milagro de la conversión del agua en vino.

John 2:3 Y faltando el vino, la madre de Jesús le dijo: No tienen vino.

John 2:4 Jesús le dijo: ¿Qué tienes conmigo, mujer? Aún no ha venido mi hora.

John 2:5 Su madre dijo a los que servían: Haced todo lo que os dijere.

Pero el pasaje no hace referencia a María como mediadora, sino a María como creyente a Dios mediante Jesucristo, lo mismo que él espera de cada uno de nosotros, que vayamos directamente a Dios mediante Jesús. Note como María les refiere a los que servían: “Hagan todo lo que dice Jesús [paráfrasis del autor]”.

Esta idea también concuerda con lo que dice el apóstol Pablo en su 1ra Epístola a Timoteo

1Tim 2:5 Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre.

Y con las palabras de Jesús en Juan 14:6 Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.

4to Mito, Madre de Dios

No hay un solo pasaje en las Escrituras que argumente que María fuera madre de Dios. Por el contrario, María es presentada, en la Biblia, como una mujer, de la raza humana, limitada temporalmente como todos los humanos. Para que María fuera Madre de Dios, debió haber existido desde antes de Dios.

Claro, María fue madre del cuerpo en que el Dios eterno encarnó, eso la convierte en madre de Jesús, como se le llama una y otra vez en la Biblia, pero nunca en madre de Dios.

Ciertamente Jesús es Dios y Dios es Jesús, pero Jesús tiene un comienzo, y Dios no.

Es por esa razón que debe tenerse sumo cuidado al usar esa frase “Santa María madre de Dios”, porque al decirlo así estamos exaltando a María al mismo nivel de Dios, y así pudiéramos terminar venerando no solo más a María que a Dios mismo, sino tanto a María como a Dios mismo, en cualquiera de los dos casos, la Biblia dice que hay condenación para nosotros.

Recuerde el primero y segundo de los 10 Mandamientos.

Éxodos 20:3 No tendrás dioses ajenos delante de mí.

Éxodo 20:4 No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra.

3 Enseñanzas de María en su encuentro con el ángel Gabriel

En capítulo uno del Evangelio según Lucas, en el Nuevo Testamento, la Biblia. María tiene un encuentro sorprendente con el ángel Gabriel. Allí, él le informa del propósito de Dios para ella, en que engendraría mediante el Espíritu Santo a Jesús, quien vendría a ser el Mesías Salvaddor de toda la humanidad, prometiendo un reino eterno y paz para todos los hombres.

Luego de que el ángel explicara a María lo que acontecería, María respondió. Pudo haber dicho que no, pudo haber argumentado problemas y justificaciones de todo tipo, pudo haber hablado de sus sueños, ilusiones planes, y de todo lo que perdería al aceptar la oferta del ángel.

Pero esto es lo que dijo:

Lucas 1:38 “He aquí la sierva del Señor; hágase conmigo conforme a tu palabra”

Hay tres enseñanzas en sus palabas que creo que podemos aprender de María. Si dividimos la respuesta de María al ángel Gabriel podemos ver, primeramente,

  • Una disposición absoluta: “He aquí la sierva del Señor”
  • Una confianza suprema al entregar no solo su cuerpo, sino su vida, sus sueños, su reputación su futuro: “hágase conmigo”
  • Por una promesa mayor basada no en palabras de hombres, sino en la Palabra de Dios: “conforme a tu palabra”. María ponía toda su fe en lo que Dios decía, así nosotros no solo tenemos las palabras del ángel, sino toda la Biblia y la comunión con Dios mediante Jesús en el Espíritu Santo para escuchar y obedecer y confiar absolutamente en la Palabra del único que es digno de suprema confianza.

Más que nada, María nos enseña a acercarnos directamente a Dios, a escuchar su voz, y a obedecerle. María nos enseña que anhelar la bendición de Dios es estar dispuestos a sacrificarlo todo por ella.

Y tiene razón, Si Dios es con nosotros, ¿quién contra nosotros? ¿Acaso con la bendición de Dios no viene todo lo demás? María cortó camino de la manera divina, mientras que muchos de nosotros cortamos camino de la manera humana.

De la manera humana creemos que hay que sacrificar mucho para lograr un sueño, así lo conservamos todo, desgastamos nuestras vidas y no logramos el sueño.

De la manera divina creemos que un sueño glorioso obviamente debe tener un gran precio, así que pagamos todo, y recibimos, en esta vida 100 veces más, y en el siglo venidero la vida eterna.

Marcos 10:29-30 “Respondió Jesús y dijo: De cierto os digo que no hay ninguno que haya dejado casa, o hermanos, o hermanas, o padre, o madre, o mujer, o hijos, o tierras, por causa de mí y del evangelio, que no reciba cien veces más ahora en este tiempo; casas, hermanos, hermanas, madres, hijos, y tierras, con persecuciones; y en el siglo venidero la vida eterna”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir al contenido